Friday, February 7, 2014

La Vida Universitaria Estadounidense (Parte 2)


En La Vida Universitaria Estadounidense (Parte 1) comencé a describir según mi perspectiva cuáles son las mayores diferencias, tanto a nivel cultural como educativo, entre las universidades Estadounidenses y las Españolas. Se podría escribir mucho acerca de este tema, y además todo lo que se contase seguramente no podría aplicarse para cada uno de los casos específicos de cada universidad (tanto Española como Estadounidense), y ni siquiera para el caso personal de cada estudiante. Sin embargo, he aquí la segunda parte.

Clases Antes de llegar me imaginaba que las clases serían muy densas, con el triple de material que el que damos nosotros en España, y sólo apto para mentes superdotadas. Que no habría "indultos" por parte de los profesores quitando parte del temario, o favores del tipo "este trabajo os dejo entregarlo una semana más tarde". Incluso he llegado a escuchar de parte de algún profesor Español que si las universidades Españolas no están entre las mejores no es sólo por la institución y los profesores, sino también por los estudiantes, porque no trabajamos tan duro. A partir de ahí, me imaginaba que los estudiantes fuera de España debían de ser verdaderos genios.

Después de unas semanas de empezar, me di cuenta de que profesores había buenos y malos, como en todas partes. El material era muy bueno para algunos profesores, y pésimo para otros. Había profesores que la mayoría de las veces no daban clase y mandaban a sus TA (Teaching assistants - Alumnos con becas para ayudar con la docencia), y profesores que se interesaban muchísimo por que los alumnos aprendiesen. Lo que si es verdad es que los estudiantes si que suelen ser mucho más involucrados y creativos a la hora de hacer trabajos con una temática más o menos abierta. Algunos presentaban verdaderas exposiciones brillantes. Pero también vi a algunos alumnos dormirse descaradamente en primera fila.

Además, todas las clases tenían una duración fija de 1 hora y 15 minutos, lo cual me parece un tremendo acierto. En España llegué a tener clases de 3 y 4 horas de duración. Por mucho esfuerzo y dedicación que un estudiante quiera ponerle, no hay mente que aguante concentrada y prestando atención durante tanto tiempo. Simplemente no es una buena práctica de enseñanza.

GPA La nota media, o (Grade Point Average), es una de las mayores obsesiones de un estudiante Estadounidense. El número de años que le ha tomado a un estudiante terminar la carrera no es aplicable aquí para diferenciar a los buenos de los malos, puesto que prácticamente todos terminan en el mismo tiempo. Lo importante es su nota media. En el sistema Estadounidense, esta nota va de 0 a 4, y una buena nota está por encima de los 3.5 puntos. Conseguir un 4.0 no es tarea imposible, de hecho yo conocí a varios que lo consiguieron, y no es que fuesen superdotados. Esto se puede conseguir gracias a la curva de notas, y a la abundancia de oportunidades que existen para conseguir puntos extras. En la mayoría de los exámenes que hice daban la oportunidad de sacar notas que superaban generosamente el 10.

Prácticas en empresas y voluntarido Unos elementos tan importantes o más que la propia titulación en un Curriculum Vitae (o Resume en Estados Unidos) de un estudiante Estadounidense son las prácticas en empresa y los voluntariados. Cualquier tipo de actividad que refleje que el estudiante ha podido poner en práctica lo aprendido en un entorno real, que ha desempañado un trabajo con responsabilidades, y además que ha adquirido una valiosa experiencia. Las empresas y las universidades dan mucha más prioridad a la experiencia real del alumno que a las clases que haya cursado . En Estados Unidos se estudia menos teoría, pero se adquiere más experiencia práctica. Son tan importantes que, dependiendo de la titulación, estas prácticas suelen ser en muchos casos no remuneradas, y aún así se pelean por ellas. Ellos consideran que la experiencia y las cartas de recomendación son compensación más que suficiente. En general, la universidad está más orientada a hacer trabajos prácticos, exposiciones públicas e investigación y aprendizaje por iniciativa propia.

Campus Los campus universitarios Estadounidenses son verdaderas mini-ciudades, y actúan como de burbuja para los estudiantes, que los aíslan un poco del mundo exterior. Mientras que en España la universidad es poco más que ese edificio o edificios donde vamos unas horas a clase y  hacemos exámenes de forma puntual, en Estados Unidos es prácticamente el conjunto de tu vida como universitario. Además de tener edificios con clases y laboratorios muy preparados, tienen equipos semiprofesionales de muchísimos deportes, clínicas de salud, cines y otros edificios recreativos, servicio de chófer para llevar y recoger del aeropuerto, e incluso para volver por la noche al campus de forma segura si han salido de fiesta, servicio de tintorería, grupos de estudiantes de virtualmente cualquier cosa, tiendas de marketing de la universidad, etc. El sentimiento de pertenencia a una universidad Estadounidense se puede equiparar al que podemos tener por un equipo de fútbol en España. Existe mucha competitividad entre distintas universidades y los alumnos lo defienden con orgullo y fervor. Cuidado con lo que se dice sobre una universidad, porque se pueden sentir muy ofendidos, como por ejemplo un polémico caso que hubo cuando en un articulo se seleccionó una universidad como uno de los campus más feos de Estados Unidos. Menudo cabreo.

Deporte Como muestran las películas, el deporte es un aspecto prácticamente vital de las universidades Estadounidenses, no se puede entender el uno sin el otro. Sirve como "excusa" para que jóvenes deportistas de élite puedan obtener becas para pagarse los estudios. Estudios que en muchos casos son "secundarios" respecto al deporte, y que si todo le sale bien, no ejercerá nunca una profesión relacionada con ellos. Cada universidad suele tener deportistas que incluso van a las olimpiadas y ganan medallas. La universidad además les proporciona todo tipo de beneficios, residencia, viajes... Son los chicos "guays" del campus. Suelen pasearse con su ropa deportiva y su identificación como jugadores de algún equipo de la universidad.

Para ilustrar la mentalidad americana respecto a la Europea, sirva de ejemplo una conversación que tuve el otro día con un compañero de trabajo:

(Yo) - Pues en Europa en general, el deporte no es ni de lejos tan importante como lo es aquí.
(Compañero) - ¿Ah, no? ¿Entonces cómo se pagan la universidad los deportistas de élite?
(Yo) Bueno... en la mayoría de los casos supongo que no van a la universidad y se dedican por completo a realizar el deporte, y de todas formas la universidad en Europa es prácticamente gratis.

(Compañero) - ¿Gratis? No existe nada gratis, ¿cómo se paga entonces?

(Yo) - Bueno, no totalmente gratis, pero yo pagaba unos 800€ de matrícula al año. Lo demás sale de los impuestos que pagamos entre todos.

(Compañero) - ¿Entre todos? Si le contases esto a alguien Republicano le explotaría la cabeza.

Precio El precio es una de las grandes diferencias entre las universidades Europeas y las Estadounidenses, y además de las más criticadas. La educación en Estados Unidos es algo que la gente se debe de ganar, no un derecho para todos, al igual que sucede con la sanidad. Esto va muy acorde con la mentalidad fuertemente orientada al trabajo y al esfuerzo de su sociedad. Ellos creen firmemente que trabajando duro es la única manera de conseguir el éxito, y el prestigio de cada persona viene condicionado por esta variable. Poder ir mandar a un hijo a la universidad es algo de lo que los padres alardean con orgullo, y que para el estudiante significa no solo muchas horas de estudio, sino de trabajos a tiempo parcial para pagar algunos costes, y una deuda con la que cargarán durante los primeros años de su vida laboral. Años que, dependiendo del caso, pueden ser no pocos. Como media, yo diría que los Estadounidenses deben entre $25.000 y $45.000 dependiendo de los años que estudien y la universidad a la que asistan.

Sin embargo es como la sociedad americana lo siente. Ir a la universidad no es sólo sinónimo de haber estudiado una profesión, sino de haber tenido el coraje para trabajar y pagarla. Terminar con una deuda de tales dimensiones a tan temprana edad es un drama, pero no lo es tanto dado que Estados Unidos tiene muchísimas oportunidades laborales y con un sueldo muy superior al que tenemos en España. Hay que tener en cuenta que el sueldo medio de un americano rondan los $40.000 dólares anuales (unos 30.000€), y para algunas profesiones esa cifra se puede doblar o incluso triplicar para un estudiante recién graduado, como es el caso de los programadores informáticos. Hay quien argumenta que esto es otro tipo de burbuja, y que algún día explotará.

El modelo de educación Estadounidense y Español son sin duda muy diferentes el uno del otro. Seguramente esta diferencia ha sido moldeada por un distinto contexto cultural de cada país. Estados Unidos ha crecido mucho y muy rápidamente desde sus inicios, lo que le exige tener que preparar profesionales listos para desempeñar su trabajo en poco tiempo. No han evolucionado tanto desde las universidades clásicas que eran templos de conocimiento para los estudiosos de las humanidades hace siglos.

Estoy seguro de que el modelo Estadounidense está lejos de ser perfecto, y no sería viable en la España actual. Pero no está de más de vez en cuando levantar la mirada y aprender de lo que hacen otros países vecinos para mejorar cómo hacemos las cosas nosotros.